miércoles, 27 de febrero de 2013

Método 3… 1 - 3

Por fin lo consiguió el RM, no el hecho de ganar en casa del eterno rival ni el plantarle cara, cosas que ya habían sucedido anteriormente, lo que consiguió fue dictar el ritmo de todo un partido ante el FCB. Lo había conseguido a tramos en otras ocasiones como la primera parte de la final de la Copa del Rey de hace dos años o en la vuelta de la eliminatoria de Copa del Rey del año pasado o en el partido de Liga en que sentenció el titulo; ayer fue dueño y señor de principio a fin.

El absolutismo del estilo del FCB está acabando por ser un problema, como ya he escrito en otras ocasiones, es fantástico tener un estilo definido pero renegar de la posibilidad de adaptarte a las circunstancias te limita muchísimo, esto le ha ocurrido al Barça.

Del primer FCB de Guardiola que maravillaba por muchas cosas se han ido perdiendo detalles, algunos tácticos
(presión asfixiante, extremos con desborde) y otros emocionales (hambre ilimitada), con el paso del tiempo hasta reducir su juego a un solo aspecto, el toque. El equipo que gano prácticamente todo no basaba su juego en el toque y el paso pero no era solo toque y pase, el FCB de ayer (y de hace aproximadamente un mes) es la versión cómoda y aséptica del equipo al que nadie se quería enfrentar. Siguen pasando tanto como antes, el problema es que ahora no lo hacen como un medio sino como un fin, se ha pasado de mover el balón para que aparezca la ocasión a mover el balón hasta que aparezca la ocasión. En el papel la diferencia es solo una preposición, en el césped es más bien una proposición (¿indecente?)

Lo vio Allegri, lo vio Mou, lo han visto otros… Un ejército sin infantería no gana batallas. El Barça consiguió mezclar generales e infantería hasta confundirlos y mover el batallón tanto que los demás ejércitos perseguían sombras. Ahora en lugar de que los jugadores se acomoden a un estilo, es el estilo quien se acomoda a unos jugadores. Los generales ordenan pero no hay infantería para sacrificarse. No hay delantero que presione, no hay medio campo que asfixie, no hay defensas que se anticipen. Hay posesión, eso no se lo niega nadie, es el clavo ardiendo. Lo que era un medio se ha convertido en un fin(al).

El RM lo analizó, lo asimiló e hizo suyo el partido (cierto es que ha sido un proceso de 3 años). Los jugadores eran, prácticamente, los mismos que en anteriores ocasiones pero la convicción que mostraban era bien distinta. Cuando un equipo gana los balones divididos, recoge los rechaces y parece tener suerte en casi todas las acciones de lucha, no está teniendo suerte sino que está poniendo en el campo algo que el rival no pone, habitualmente responde a la ecuación convicción = fuerza mental + fuerza física. Antes el FCB mostraba eso en los Clásicos, ayer el RM hizo de la convicción su bandera.

Imperial CR. El crecimiento futbolístico del portugués en esta temporada responde a un crecimiento personal incuestionable. Ha pasado de ser un hombre rodeado de dudas antes los grandes desafíos o partidos decisivos a ser la tabla de salvación de todos y cada uno de sus compañeros. De parecer en continuo estado de ansiedad a mostrar una fiabilidad digna de un Patek Phillipe. CR ha tomado las riendas de su equipo y es a la vez corcel y jockey y predica con un ejemplo que nadie discute en el equipo madridista.

Y por ultimo Varane… nadie mejor que Valdano para definirlo “el RM ha fichado 10 años de felicidad”. Amén. Impecable.