miércoles, 24 de abril de 2013

Ferguson United


Hay un personaje del fútbol que parece inasequible al desaliento, a los cambios de tendencia, inexorable al paso del tiempo, ese es Sir Alex Ferguson. El hombre que cambió la historia del United.


Cuenta Beckham que de pequeño sus compañeros se reían de él por ser forofo del Manchester United, ahora esos niños con corazón red devil deben reírse ampliamente de sus compañeros de pupitre gracias a la labor del escocés.

Ferguson es un hombre clásico que sin embargo ha sabido subirse al carro de la modernidad. En general el estilo de juego del ManU destila ese poso ingles tan inconfundible, con ese olor a barro y a sudor, pero no por ello el técnico escocés se limita a un solo estilo, si es necesario que su equipo se enfunde la azzura y defienda esperando la contra no se hace de cruces, ni mucho menos.

El primer ManU que recuerdo tenía un amplio sabor británico, el que aportaban Denis Irwin, Gary Pallister o Steve Bruce y es espíritu se ha ido manteniendo, fundamentalmente gracias a los Fergie Boys y al incombustible Ryan Giggs, esta como tantas otras cosas no han cambiado demasiado en Old Trafford con el paso de los años. La estructura del United y el estilo continúan los pasos de aquel equipo de mediados de los 90. Hagamos un pequeño recorrido juntos...

Portero alto y fuerte: la huella de Schmeichel ha sido tan profunda que ha costado demasiados años borrarla. Ahora De Gea, con la confirmación pública de Ferguson parece haber llegado para quedarse. En el periodo de entre-guerras que va del danés al madrileño otros porteros sin demasiado éxito ocuparon la nómina red devil: Barthez (saliéndose del estereotipo habitual), Bosnich, Howard y un largo etcétera.

Centrales con más presencia y fuerza que talento: a la antigua usanza Ferguson siempre ha preferido tipos que hagan del juego aéreo su zona de mando, desde los mencionados Pallister y Bruce a Ferdinand y Vidic, pasando por O’Shea y Staam. Sonoros los clásicos patinazos en Europa de Mickael Silvestre y Wes Brown que nunca dieron el verdadero nivel de un defensa del ManU.

Mediocentro de contención, con llegada y pierna fuerte: Roy Keane marco el patrón para los años venideros, el irlandés fue el alma del United mientras el cuerpo le aguantó, dejando para la historia algunas de las entradas mas fuerte de los 90, un bulldog, un bravo. Del mismo corte pero con menos clase Nicky Butt y Paul Ince también sumaron, hasta llegarle el turno a Carrick, que nunca deja de estar discutido pero siempre acaba jugando.

Bandas abiertas, jugadores de ida y vuelta: si algo tiene claro Fergie es que hay que ensanchar el campo, lo pueden atestiguar jugadores como: Kanchelskis, Blomqvist, Beckham, Giggs (el primer Giggs, aquel inolvidable extremo ligero y regateador), Valencia, Nani, incluso el joven CR hacia de la banda su coto de caza. Seguramente las épocas de juegos menos brillante (no por ello de menos títulos) han coincidido con las sequías en cuanto a jugadores de banda de buen nivel.

Un delantero de clase + un nueve que solo piense en el gol: si te gusta el fútbol de asociación no puedes dejar a un lado la pareja Yorke-Cole que llevo al ManU hacia la copa de Europa (gracias a otro par de delanteros Sheringham – Solskjaer), mas tarde CR y Van Nistelrooy, hoy en día Rooney & Van Persie. Cantona merecería un capitulo a parte tanto por su clase como por su impacto a la hora de resucitar al United. Ferguson incluso en sus días mas defensivos no prescinde de la doble delantera sino que renuncia a un delantero posicional pero no lo deja en el banquillo prefiere situarlo en el centro del campo.

Pasan los años y Ferguson permanece, con sus salidas de tono y sus ironías de viejo escocés. Si fuese hincha en Old Trafford no querría imaginarme el día que el sempiterno manager recoja sus trastos y diga adiós a la época mas gloriosa de los red devils.

Una temporada mas, un titulo mas. Larga vida a Sir Alex.